Buscar

@Javpolo

Un blog muy personal

Presidente Twitter

Si creían haberlo visto todo en el uso de Twitter en la gobernanza mundial con Trump, quien se despacha a gusto y a diario en esta red, les recomiendo que sigan a Nayib Bukele, flamante Presidente de la República de El Salvador, quien está dando los mejores momentos twitteros de este mes de junio.

En su cuenta en esta red social le hemos visto ordenar a sus ministros el despido (remover le llama él) de un buen número de asesores y cargos de la anterior administración. Le hemos visto ordenar también a sus altos cargos el emprendimiento de obras y el cumplimiento de promesas electorales. Y eso sólo en los pocos días que llevamos de mes, ya que tomó posesión el pasado día uno.

Ante el éxito de su cuenta -con casi 850.000 seguidores en el momento que escribo esto- se nos ha venido arriba el muchacho y ya incluso manda a dormir a sus conciudadanos. Algo que es jaleado y retwiteado por su legión de seguidores, a los que además les cuenta de sus problemas con las corbatas, por ejemplo.

Otra de sus órdenes, esta al mundo mundial, es no volver a llamar payasos a los políticos corruptos, ya que es una palabra que ofende al colectivo de payasos, a los de verdad.

Como ven, muy divertido este Presidente. Nada que ver con esos momentos de gloria que nos dieron Chávez, Maduro o Morales. Este es muy cool para los suyos, muy moderno y con una presencia impecable, tanto que a ratos no sabemos si realmente es el Presidente de un país o un influencer al uso, al que pronto veremos luciendo abdominales y recomendando ropita.

Muy divertido todo, lástima que estemos hablando del séptimo país más violento de toda Latinoamérica (a pesar de ser uno de los más pequeños). Muy divertido el presidente de uno de los países con menor renta del continente y, por tanto, más necesitado de la ayuda internacional. Y muy divertidos todos esos ministros pendientes todo el día de Twitter para ver qué ordena el Presidente y contestarle sin demora, no vaya a pensar que no son merecedores de estar en ese coolgabinete.

Muy divertido todo, sí. Luego nos haremos esa famosa pregunta con la que comienza la obra “Conversación en la Catedral” de Vargas Llosa: “¿En qué momento se había jodido el Perú?”  (Sustituyan Perú por…)

Opiniones compartidas en: La Mar de Onuba

Anuncios

Toda la sangre que nos queda

Fue en Punta Umbría, a primeros de este mes de mayo que acaba, donde conocí a Natalia Jaramillo, una joven poetisa colombiana de Envigado, el municipio del área de Medellín donde se crió el narcotraficante Pablo Escobar.

Yo visitaba fugazmente el EDITA de este año, el festival iberoamericano de la edición, la poesía y las artes que cada primero de mayo se celebra en esta localidad onubense desde hace 25 años y, como digo, allí conocí a Natalia. Traía en su mochila su último poemario “Toda la sangre que nos queda”  y me regaló un ejemplar mientras cenábamos. Por cortesía le eché un primer vistazo y leí un par de poemas, en el intermedio entre la ración de chocos y la de adobo. Los versos escritos llamaron mi atención hasta el punto que esa noche no pude conciliar el sueño hasta no terminar de leer todo el libro que, afortunadamente para mí, no era demasiado extenso. Después lo he releído un par de veces más.

Este descarnado poemario me hizo retrotraerme al Medellín que conocí a finales de los años 80. Ese Medellín violento, al que coloquialmente llamaban “Metrallo” y que me aterró. Yo formaba parte de una delegación de la Cruz Roja Española que tenía la misión de identificar necesidades sociales (Ni que decir tiene que el informe que hicimos de aquella visita fue bastante extenso). Fueron unos años crueles, “años de plomo” les llamaron allí.

Una ciudad dominada por un cártel de la droga que no atendía a razones, en un país que contaba además con tres importantes grupos guerrilleros y con decenas de grupos paramilitares, todos ellos hiperactivos. Aquella Medellín es la que describe los poemas salidos de la pluma de una chica que no conoció aquello. Su juventud hace que su visión procede más del conocimiento transmitido por sus mayores que de sus propias vivencias personales. Y aun así desgarran sus versos como si hubiese sido ella la protagonista o, al menos, testigo de todo aquello.

Es un poemario oportuno. Oportuno porque conservar la memoria es siempre necesario; pero también -y sobre todo- porque las noticias que nos llegan desde la amada Colombia, nos devuelve hoy a aquellos años de plomo. El nuevo Presidente, Iván Duque, está embarcado en desandar el laborioso y esperanzador camino emprendido hace unos años por su antecesor, Juan Manuel Santos, que consiguió desmovilizar al principal grupo guerrillero, las FARC, dialogar con el último que queda en activo, el ELN, y que fue recompensado con el Premio Nobel de la Paz de 2016.

Duele Colombia, pero gracias a mujeres y hombres valientes, como Natalia, queda alguna esperanza de que no todo se deshaga. Ojalá se imponga la cordura y no haya que hacer una segunda parte de aquel poemario que desgarró mi alma en aquella habitación de Punta Umbría.

Opiniones compartidas en: IrispressLa Mar de Onuba

Tontogramers

Cada uno tenemos nuestra biografía, nuestro grado de sensibilidad y, si me lo permiten, nuestro grado de idiotez. Hasta ahora el cómo era cada cual pasaba desapercibido, pero desde que se inventaron las redes sociales todo el mundo conoce nuestro grado de madurez, de sensibilidad o de nuestra ausencia de ambas.

Esta semana nos hemos despertado con la petición que hace el museo polaco de Auschwitz-Birkenau a sus visitantes para que se abstengan de hacerse posados y fotos frívolas en un recinto donde se asesinó a un millón de personas.

No sé lo que le pasa por la cabeza a cada uno de los cientos de miles de visitantes anuales que tiene este antiguo campo de concentración nazi. Sólo puedo hablar de lo que particularmente sentí en la única visita que realicé hace ya más de una década y de la que escribí:  “Una visita muy dura, por más que conozcamos sobradamente lo que allí ocurrió, recorrer los barracones, entrar en la única cámara de gas que aún sigue en pie, recorrer el pabellón de la muerte, las celdas de castigo o subir al torreón del cercano Birkenau, desde donde controlaban la circulación de los trenes que transportaban a los prisioneros, no debería dejar inmune a nadie”.

Descubro ahora lo equivocado que estaba. Sí que hay gente que visita aquel lugar con la misma indiferencia con la que se visita un lugar pintoresco o un parque temático. Algunos necesitan dejar constancia de su paso por allí caminando, por ejemplo, por las vías por las que circulaban los trenes con deportados a una muerte segura. Parece como si tuviese que inmortalizar su visita subiendo una selfie inmediatamente a sus redes sociales. “Hay lugares mejores para aprender cómo andar sobre una viga que en un lugar que simboliza la deportación de cientos de miles de personas”, lamentan los responsables de Auschwitz a través de su cuenta en Twitter, donde muestran además otros ejemplos de “imágenes frívolas”.

Desgraciadamente Auschwitz es solo un ejemplo. Todos nos hemos encontrado con fotos en redes que chirrían. No sé si posar en estos espacios de Memoria Histórica conseguirá multiplicar las visualizaciones y likes de los cientos de aspirantes a youtubers, twiteros, instagramers y demás tropa, lo que sí tengo claro es que activará  la desmemoria, que es el primer paso para que vivamos cómo se repite la historia.

No sé si con estas instantáneas sus protagonistas conseguirán subir en el ranking de los influencers, de lo que no me cabe duda es que disfrutarán de un lugar privilegiado en el “top ten” de los tontogramers.

Opiniones Compartidas en: La Mar de Onuba

Crisis humanitaria en Andalucía

En la presentación de su memoria anual de actividades, la Cruz Roja de Andalucía destaca que ha atendido en 2018 al triple de inmigrantes que el año anterior, lo que ha llevado a la Presidenta de esta organización, María del Mar Pageo, a definirla como una crisis humanitaria de dimensiones similares a la de los cayucos del año 2006 en las costas canarias.

Un total de 53.687 inmigrantes fueron atendidos en 2018 por los más de 30.000 voluntarios de esta organización en los puertos de Andalucía adonde suelen llegar en las embarcaciones de Salvamento Marítimo que los rescatan en alta mar (son pocas las pateras que llegan directamente a las costas).

Por importante que nos parezca esta cifra, no son más que un 8% del total de la población atendida en todos los programas sociales de la Cruz Roja en Andalucía y, si nos referimos exclusivamente a inmigración, representa entre un 9% y un 10% de la inmigración total que hubo en el mismo periodo en toda España.

A la inevitable pregunta sobre las declaraciones de VOX, que señalaba a Salvamento Marítimo como “Servicio de autobús para las mafias” Pageo ha respondido que “es increíble que haya sectores que rechazan a las personas que llegan” y que siempre “tenemos que acoger a esas personas”.

En su alocución no lo dijo, pero las expectativas para el año en el que estamos no son nada halagüeñas a este respecto. No hay motivos para creer que el flujo de inmigrantes se reduzca de un año a otro y los acontecimientos de la vecina Argelia hacen más que probable un considerable aumento de la presión migratoria sobre la frontera sur española; algo para lo que no parece que nos estemos preparando, ni en España, ni en esta Europa a la que cada vez se le indigestan más las políticas migratorias. Coincidiendo con la publicación de estos datos hemos conocido, por ejemplo, que Italia ha vuelto a rechazar a 50 inmigrantes rescatados este lunes por una ong de su país.

Si de algo nos debieran de servir estas cifras aportadas por Cruz Roja es para demandar a nuestros responsables políticos un debate sereno y realista sobre esta cuestión, más allá de diatribas electoralistas. Es necesario fijar políticas que permitan garantizar la supervivencia y dignidad de los afectados, acabe con las mafias que se lucran con las necesidades ajenas y evite el populismo de quien denigra el trabajo de los que arriesgan sus vidas por humanidad por conseguir unos votos de saldo.

Opiniones compartidas en: IrispressLa Mar de Onuba

España suspendida

España, a día de hoy, no aprueba ninguno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que fueron aprobados por Naciones Unidas en el año 2015. Se sitúa así en el puesto 25 de los 193 países miembros de este organismo (lo que da una idea además del grado de cumplimiento de los mismos en toda la comunidad internacional).

Los ODS son una hoja de ruta para que todos los países del mundo trabajen por un desarrollo humano sostenible, donde se alinean, por primera vez,  los objetivos de desarrollo con los medioambientales, ya que se considera que sólo es posible garantizar el desarrollo mundial futuro si este es sostenible.

Se han definido 17 objetivos como decimos, que tienen 169 medidas asociadas, y se propone cumplirlos antes del año 2030. Estos objetivos van desde la erradicación de la pobreza y el hambre, garantizar la igualdad entre países y personas, fomentar el crecimiento económico, conseguir un acceso sostenible del agua y del saneamiento para todos… y un largo etcétera.

A pesar de su importancia para el bienestar humano y el medio ambiente, si preguntamos a la gente de la calle por los ODS o la Agenda 2030 de Naciones Unidas, la mayoría no sabría responder, como así lo reconocen expertos y organizaciones relacionadas con el desarrollo, la sostenibilidad y el medio ambiente. Por esta razón hay que aplaudir iniciativas como el Mapa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este mapa es una propuesta de Fernando Cuevas, profesor de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, que ha diseñado un mapamundi colaborativo donde se identifican proyectos de desarrollo de ongs y agencias internacionales en cualquier país del mundo y los relaciona con el cumplimiento de los 17 ODS.

Siempre he defendido que es necesario visualizar, y por qué no tocar, la realidad si queremos conseguir implicar a las personas en los grandes proyectos y tratados mundiales. Sólo así conseguiremos ser conscientes del papel que juegan los organismos internacionales y de la utilidad de las resoluciones y acuerdos que se adoptan. Sin lugar a dudas, todos entenderemos mejor los ODS si podemos ver en primera persona lo que representan y cómo se trabaja en ellos.

Ojalá veamos más iniciativas como esta, ya que estamos a apenas once años de conseguir ganar esta batalla que -como todas las batallas- es mejor planificarla sobre un mapa.

Opiniones compartidas en: Irispress y La Mar de Onuba

Solidarios

Programa de Canal Sur Televisión de fecha 22 de febrero de 2019

(Incluye reportaje sobre “Las altas aceras” desde el minuto 8:20)

“Las altas aceras” se proyectará en Rusia durante dos años

Tras su paso por el 9º Festival Internacional sobre Cine y Discapacidad “Rompiendo Barreras”, celebrado en Moscú el pasado mes de noviembre, se proyectará en regiones de toda Rusia

Es un corto documental sobre la vida diaria del humorista y comunicador Paco Aguilar.

La productora sevillana Mirada Global ha llegado a un acuerdo con la Organización Pública Regional de Personas con Discapacidad “Perspektiva“, de la Federación Rusa, para hacer proyecciones del documental “Las altas aceras”, del cineasta sevillano Javier Polo Brazo, por escuelas y centros de rehabilitación de personas con  discapacidad en diferentes regiones de Rusia. Es un proyecto regional llamado “Echo of the BDB Festival” y tiene una duración de dos años.

Las altas aceras es una historia de superación y humor que aborda cómo se afronta la vida diaria cuando se tiene una enfermedad degenerativa. Es un trabajo documental, sobre la vida diaria del humorista y comunicador Paco Aguilar. Cómo es su cotidianidad, su trabajo o sus relaciones desde que le diagnosticaron esclerosis múltiple; lo que no ha rebajado su buen humor ni ha modificado sus costumbres y rutinas.

La cinta ha sido nominada en siete festivales de cine nacionales e internacionales y fue galardonada por la Radiotelevisión de Andalucía (RTVA) con el Premio a la Creación Audiovisual Andaluza, como mejor cortometraje de Humor y Comedia, en el Festival “Lora Sonríe”.

Más sobre la película:

https://javpolo.wordpress.com/veedor/las-altas-aceras/

Sobre la participación en el 9º Festival de Cine y Discapacidad de Moscú:

https://www.eldiario.es/cultura/documental-esclerosis-multiple-festival-moscovita_0_839216238.html

 

Nuestras riquezas. Una librería en Argel

Un libro precioso que recomiendo. Breve, pero con una extraordinaria densidad. Nos hace un recorrido por la convulsa Argelia, desde los años 30 del siglo pasado hasta hoy, con continuos saltos en los que mezcla la historia de una pequeña librería de Argel con la realidad pasada y actual de aquel -siempre complicado- país.

En 1936, Edmond Charlot abrió una librería en Argel llamada Nuestras riquezas (su nombre lo toma de la novela de Jean Giono en la que apremiaba a disfrutar de las verdaderas riquezas que ofrece la tierra, como el sol, los arroyos y también la literatura). Charlot fue librero y editor, amigo de Camus, Gide y Saint Exupèry, por citar a tres autores que aparecen en el libro. Por su librería pasaron todo tipo de personas y fue un reducto de la Francia libre durante la Segunda Guerra Mundial. El libro, además de contar la historia de la librería, repasa la lucha por la independencia de Argelia y la violencia con la que el gobierno francés la reprime.

La autora, Kaouther Adimi, es argelina aunque reside en París. Ha sabido trasladar el entusiasmo de aquel hombre por los libros y lo narra en esta compleja pero cautivadora obra.

El Ateneo de Sevilla acoge la presentación de “Manuscrito d´Bryck”

La obra es la primera novela de Luís García Camacho y el primer libro editado por Mirada Global.

El próximo 29 de enero se presentará la primera novela de Luis García Camacho en la sede del Excmo. Ateneo de Sevilla. El acto estará presidido por el Teniente de Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, Don Antonio Muñoz Martínez y al autor lo presentará la profesora de Comunicación de la Universidad de Sevilla, y Doctora en Periodismo, Doña Inés Méndez Majuelos.

Esta obra refleja la lucha de una familia abocada a abandonar su Irlanda natal  y a recorrer diversos escenarios buscando su lugar en el mundo; un lugar en el que coincidirán con algunas personas anónimas y con otras que no lo serán tanto en el futuro, como un joven poeta cubano llamado José Martí. Es una historia, por tanto, de trabajo, esfuerzo y lucha, pero también -y sobre todo- de esperanza. Ambientada en el siglo XIX goza de una gran actualidad ya que se trata, en definitiva, de una historia de migraciones.

Luis García Camacho es un escritor novel muy polifacético y de formación autodidacta. Publicó un relato corto llamado “El vaticinio mejor guardado” que consiguió el primer premio de literatura de la Fundación Fonat.

El libro es la primera obra editada por la editorial y productora transmedia  “Mirada Global” que nace con la vocación de dar cabida a ediciones y producciones de creadores andaluces. Con este primer libro inaugura su fondo editorial.

Fecha: 29 de enero de 2019 a las 19:30 horas.
Lugar: Salón de actos del Excmo. Ateneo de Sevilla (c/ Orfila 7).

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑