Me llamo Francisco Javier por mi madre quien también me dejó en herencia el Brazo del final, que había recibido de su padre. De mi padre es el Polo, proveniente también de sus (mis) ancestros de la subbética cordobesa. Nací y crecí  en Sevilla, ciudad en la que sigo viviendo en la misma casa en la que nací, por lo que mi paisaje sentimental nunca cambió, aunque el otro nunca ha dejado de estar en movimiento.

De niño quería ser… bueno, no lo recuerdo. Ahora solo me preocupo por vivir haciendo lo que me apetece, que no es poco. Me gusta caminar, me gusta mirar a mi alrededor, empaparme de todo lo que transita por delante de mis ojos y me gusta contarlo (de ahí viene eso de “caminante, veedor y relator”).

Escritor, fotógrafo y cineasta vocacional (ninguna de estas actividades me sustenta). Me gusta tramar cosas y cuando no tengo nada que hacer me invento algo.

Desde muy joven he estado vinculado a ONGs y a organizaciones sociales. Ahora lo estoy menos pero, como la cabra tira al monte, sigo inventando formas de colaborar, con la condición de que estén pegaditas a la tierra.

¿Este blog? Pues es algo muy personal. Nace con la vocación de ser un repositorio de las cosas que me pasan y de mis opiniones y nunca me interesó el número de visitas ni los likes recibidos. Es un diario, donde dejar ordenadito todo lo que pasa por mi cabeza y por mi vida, para que no se pierda, que confiar en la memoria es demasiado peligroso. Es un blog -por tanto- basado en hechos reales, con trazas de biografía no autorizada.

Además de este ladrillo, también ando por twitter, Facebook, Instagram y youtube, entre otros sitios. También puedes saber más de mí en Linkedin o en historia de nuevos realizadores.

Sed bienvenidos.

 

PD: Con motivo de mi 50 cumpleaños, Jorge Cuadrelli elaboró un perfil, a modo de pregón, que leyó en la velada en la que se conmemoraba la citada efeméride. En la era de los 140 caracteres leerse semejante epístola es algo heroico, no obstante quien llegue hasta el final del texto lo sabrá todo de mí, o casi:

Acerca de Javier Polo y otras amenazas

PD(2): A veces los periodicos hablaron de mí.

Hemeroteca