Durante los meses de marzo y abril de 2015 tuve la oportunidad de conocer el proyecto Bogotá Humana de la mano de sus creadores y gestores. Durante quince días me abrieron las puertas de la Alcaldía Mayor de Bogotá y fruto de aquellas jornadas fueron estos tres artículos publicados en el extinto Diario progresista en el mes de abril del mismo año:

Enamorarse de la paz
Gustavo Petro, el resiliente
Bogotá Humana

Los artífices de ello fueron José Cuesta -subsecretario de Asuntos Locales de la Alcaldía Mayor de Bogotá- que me facilitó el trabajo y abrió todas las puertas, y Piedad Ramírez Ariza quien me hizo de embajadora. Gracias a ambos por tanto cariño.

@javpolo